Retardante de fuego

Todo acerca de los retardantes

¿Para qué sirven los retardantes de fuego?

En su mayoría, los retardantes de fuego son líquidos, pomadas y todo tipo de mezclas en estado líquido o sólido que se aplican sobre casi cualquier material para crearle una resistencia mayor al fuego. Su función es elevar el punto de ignición de estos materiales, haciendo más difícil que las llamas lo consuman.

Esto funciona bajo el principio de que para que se produzca fuego se necesitan que el comburente (material inflamable) alcance un punto de calor suficiente. Los retardantes actúan de tal forma que se necesita más calor para iniciar el fuego y una vez iniciado, este avanza lentamente pues el oxígeno no alcanza de forma pareja toda la superficie del material.

¿Cómo se colocan?

Dependiendo mucho del tipo de retardante, estos pueden ser aplicados a modo de pintura o como pasta aislante. El modo de aplicación variará también dependiendo del material y de aquellas partes más expuestas al calor u a otro tipo de gases.

Por otro lado, algunos otros funcionan también evitando que el oxígeno penetre los materiales, haciendo virtualmente imposible que se produzca el fuego o, en su defecto, retrasando la propagación aislando las llamas para que consuman solo partes muy focalizadas.

¿Cómo funcionan?

Para que un material se incendie, es necesario que confluyan calor y oxígeno. Al aplicarse como pintura, estos elementos elevan el punto de ignición de casi cualquier material, lo que evita la mayoría de incendios comunes, tipo A, B y C. Esta protección aumenta si todo el material se encuentra protegido por el retardante.

En otros, si bien no logra detener el inicio del fuego. Sí lo retrasan lo suficiente para hacer uso de otras medidas como extintores. Ya sea en su etapa activa o pasiva, el objetivo es impedir y controlar la propagación de las llamas para minimizar los daños.

¿Quiénes deben implementarlos?

En realidad cualquier podría implementarlos, pero es más recomendable para aquellas empresas que almacenan materiales o que trabajan directamente con ellos. De hecho, Defensa Civil tiene reglas especiales en estos casos y podría solicitar protecciones adicionales a parte del uso de extintores.

Es más, su efectividad como complemento hace que también sean usadas en una casa o departamento, en ciertos muebles o demás artículos que están expuestos a altas temperaturas y que podrían comenzar a incendiarse.

¿Dónde se deben colocar?

Aquellos retardantes de fuego que vienen en forma de líquidos o cremas, se aplican normalmente sobre la superficie de los objetos inflamables para así tapar los pequeños poros en donde se puede almacenar oxígeno.

En otros casos como los cementos contra incendios, dentro de la mezcla en sí se encuentra un activo que eleva el punto de ignición, haciendo más resistente al material a la propagación del fuego, lo que repercute en estructuras más sólidas y que se queman más lento.

Por todas estas razones, no dudes en consultarnos para obtener mayor información y excelentes cotizaciones sobre productos de seguridad contra incendios. Tenemos disponible un gran número de posibilidades que se ajustan a diferentes necesidades y presupuestos. Recuerda que una compra informada es la mejor inversión para tu negocio.